Global

Amplio rechazo en Cuba a nueva política de Trump hacia la isla

Amplio rechazo en Cuba a nueva política de Trump hacia la isla

Trump fijó medidas más estrictas para controlar que los estadounidenses que viajen a la isla lo hagan, en efecto, en el marco de las 12 categorías ya implementadas por Obama, ninguna de las cuales incluye el turismo.

Trump dio a conocer en Miami su nueva política, en la cual endurece el embargo, limita los viajes de estadounidenses y prohíbe negocios con empresas administradas por militares cubanos.

Las embajadas seguirán abiertas, los vuelos comerciales directos y los cruceros continuarán y las remesas seguirán fluyendo, recordó la agencia DPA. Los costos que tendrá para EE.UU. revertir totalmente la apertura iniciada en 2015, se estimaron en 6.600 millones de dólares en los próximos cuatro años.

El sitio web Cubadebate reseña que senadores republicanos y demócratas lamentaron el retroceso que significa la política hacia Cuba anunciada por el presidente Donald Trump, al considerar que ignora los intereses de los pueblos de ambos países.

El Gobierno, según un funcionario de la Casa Blanca, no tiene la intención de "interrumpir" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

El Gobierno de Cuba también reitera que está dispuesto a continuar el diálogo "respetuoso y la cooperación" en temas de interés mutuo, así como la "negociación" de los asuntos bilaterales "pendientes" con el Gobierno de EE.UU, pero advierte que no realizará "concesiones inherentes a su soberanía e independencia", ni aceptará "condicionamientos de ninguna índole".

El gobierno cubano rechazó la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento de los derechos humanos, reflejando todos los avances de la isla en este sentido, como la educación, salud, seguridad social, los derechos de los niños, el derecho a la alimentación, la paz y el desarrollo, entre otros, y denunciando las innumerables violaciones de los derechos humanos que se comenten en Estados Unidos contra la población afroamericana, los numerosos casos de asesinatos y abusos policiales, la explotación infantil y la discriminación racial, por solo citar algunos.

"Nuevamente el gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962", dijo el gobierno cubano a través de los medios de comunicación estatales.

Y remarcó que en la isla caribeña existe una "tremenda represión". "Hoy cumplió su promesa, y éstas nuevas restricciones lo que van a traer es una regresión en las relaciones económicas y sociales, y van a afectar tanto a Estados Unidos como a Cuba", manifestó a Xinhua, Reinaldo García, un trabajador estatal. "Su discurso tuvo todos los lugares comunes del injerencismo estadounidense, y fue sumamente agresivo con Cuba", reprochó.

Donald Trump dijo ayer que está siendo investigado por despedir al exdirector del FBI James Comey por la persona que le indicó que diera ese paso, sin precisar a quién se refiere.

En diciembre de 2014, en el mayor cambio en las relaciones entre La Habana y Washington en cinco décadas, Obama anunció planes para normalizar los lazos con Cuba, una medida que suscitó el apoyo de la mayoría del pueblo norteamericano.