Global

Cuba rechaza la "retórica hostil" de Trump pero reitera voluntad de diálogo

Cuba rechaza la

Durante un discurso en Miami (Florida) Trump se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" para la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos". Cualquier mejora en las relaciones políticas con la isla dependerá de la voluntad del régimen de Raúl Castro de mejorar la vida de los cubanos, incluyendo la aprobación de leyes en defensa de los derechos humanos, así como la asunción de pasos para asegurar la libertad económica y política.

"No seguiremos callados ante la opresión comunista", dijo Trump a una animada multitud en el barrio cubanoamericano Pequeña Habana en Miami, que incluía al senador republicano Marco Rubio, quien ayudó a elaborar las nuevas restricciones.

El gobierno de Trump también podría ordenar al Departamento de Estado revisar la decisión de retirar a Cuba de su lista de estados patrocinadores de terrorismo, una de las solicitudes primordiales del gobierno de la isla antes de restablecer la relación. La embajada continuará en La Habana, ya que de acuerdo con Trump, es un canal necesario.

El mandatario habló en Miami, hasta donde llegó este viernes para anunciar su nueva política hacia Cuba.

"No queremos que los dólares de EE".

A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.

Trump no romperá los lazos diplomáticos que se restablecieron en el 2015 después de más de cinco décadas de hostilidades y tampoco eliminará los vuelos comerciales directos de EE. Así como empresas de hospedaje como Airbnb o los cruceros Royal Caribbean, poniendo en juego intereses económicos del país.

No "interrumpirá" los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

Respecto a la política conocida coloquialmente como Pies Secos/Pies Mojados -que le permitía a los cubanos que tocaran tierra en Estados Unidos quedarse y eventualmente obtener su residencia legal en el país- esta no será restituida por Trump.

Si bien los cambios son de gran alcance, parecen menos ambiciosos de lo que muchos defensores del acercamiento habían temido.