Negocios

Es importante que haya libertad en Cuba y Venezuela — Trump

Es importante que haya libertad en Cuba y Venezuela — Trump

En diciembre de 2014, Obama anunció que él y el líder cubano Raúl Castro restauraban las relaciones diplomáticas entre ambas naciones bajo el argumento de que la política a la que Estados Unidos se apegó durante décadas no pudo generar un cambio y que era momento de intentar una nueva postura.

En Miami, Donald Trump anunció una serie de restricciones con las que dará marcha atrás al acuerdo de Barack Obama con Cuba.

Cabe señalar que ésta no es la primera vez que Donald revoca medidas que Obama había aprobado, pues lo mismo pretende hacer con el Obamacare.

El magnate también declaró que pronto se logrará "una Cuba libre".

- Se compromete a agencias federales de Estados Unidos a emitir informes periódicos sobre eventuales progresos en Cuba hacia mayores libertades políticas y económicas.

La nota oficial afirma que la administración Trump recurre a "métodos coercitivos del pasado", al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, que "provoca daños y privaciones" al pueblo cubano y constituye un "innegable obstáculo" al desarrollo de la economía de la isla.

Los cambios que permanecerán son la embajada de Estados Unidos en La Habana, no se prohibirán los vuelos comerciales, ni los cruceros, no se restituye la política de pies secos y pies mojados, que antes permitía a los cubanos entrar sin visa a Estados Unidos y convertirse en residentes legales. Tampoco se cortará el envío de remesas a Cuba.

Acompañado del vicepresidente Mike Pence, varios integrantes de su gabinete, el gobernador de Florida, 0Rick Scott, congresistas de origen cubano como Marco Rubio, Mario Díaz Balart y Carlos Curbelo y representantes de la disidencia cubana, Trump mencionó a los disidentes José Daniel Ferrer y Berta Soler, a los que no se les permitió viajar a Miami, pero "están aquí con nosotros".

- Se refuerzan las restricciones de viaje para los estadounidenses para mantener el veto al turismo en Cuba.

"La política reafirma el embargo estadounidense impuesto por ley a Cuba y se opone a los llamados dentro de Estados Unidos y otros foros internacionales para acabar con él", indicó la Casa Blanca en un comunicado mientras Trump anunciaba el cambio de política en Miami. El levantamiento del embargo es algo que solo puede decidir el Congreso de EE.UU., controlado ahora por los republicanos en ambas Cámaras.