Global

Trump pone en riesgo intereses económicos de Estados Unidos en Cuba

Trump pone en riesgo intereses económicos de Estados Unidos en Cuba

En una carta enviada esta semana a la hija mayor y asesora del presidente, Ivanka Trump, un grupo de 55 emprendedoras cubanas le advirtieron que "un retroceso en las relaciones (entre Cuba y Estados Unidos) traería consigo la quiebra de muchos negocios" privados y el "sufrimiento de todas las familias que de ellos dependen".

El legislador Justin Amash, republicano por Michigan dijo que los cambios de política hacia Cuba en nombre de promover los derechos humanos son hipócritas luego del viaje del presidente Trump a Arabia Saudita, un aliado conocido por sus abusos a los derechos humanos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado. "Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América y al pueblo cubano".

Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

Trudeau interrogado sobre la decisión del presidente norteamericano, Donald Trump, de revertir aspectos del acercamiento de Estados Unidos a Cuba, el jefe de Gobierno aseguró que eso no afectará en nada la dinámica entre Ottawa y La Habana, según difundió la agencia The Canadian Press.

"No levantaremos las sanciones a Cuba hasta que todos los prisioneros políticos sean libres, todos los partidos políticos estén legalizados y se programen elecciones libres y supervisadas internacionalmente”, agregó".

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

Esas medidas "no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas", dijo el Gobierno cubano en un texto difundido por el diario oficialista Granma.

En un mensaje de Twitter, Amash escribió: "La política de POTUS para Cuba no se trata de derechos humanos ni seguridad".

Medios locales en la región, incluso en Estados Unidos, coinciden en que el discurso del mandatario estadounidense fue un regreso a las prácticas de la Guerra Fría.

"Estados Unidos no puede volver a estas prácticas de querer meter la nariz en los demás países".

Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas.

La nueva política del mandatario sobre Cuba reafirma el embargo existente contra Cuba y se opone a las convocatorias internacionales para su terminación. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

"El Gobierno de México reitera su amistad y solidaridad al pueblo cubano, y la voluntad de seguir trabajando con el Gobierno de Cuba en los muchos temas de interés común", reza el comunicado.