Global

Trump revirtió política con Cuba para acabar la represión

Trump revirtió política con Cuba para acabar la represión

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció este viernes la "cancelación" de la política de Barack Obama hacia Cuba y se mostró dispuesto a negociar "un acuerdo mejor" con la isla, pero solo si hay avances "concretos" para la celebración de "elecciones libres" y la liberación de "prisioneros políticos".

La nota recoge la voluntad del gobierno cubano de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, reiterando la voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas bilaterales pendientes con el Gobierno de Estados Unidos.

Cuba y Estados Unidos reanudaron sus relaciones diplomáticas en 2015, tras medio siglo de enfrentamientos políticos.

"Nuevamente el gobierno de Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo", dice el texto.

Por su parte Cuba denunció mediante una nota oficial su posición ante esta nueva escalada de Estados Unidos, que ha estado dirigida por un grupo reducido de congresistas de origen cubano que han estado abogando por un endurecimiento de las relaciones entre los dos países a pesar de que una mayoría del pueblo norteamericano está a favor del desarrollo de los vínculos y en momentos en que Jeff Flake, senador de Arizona, está patrocinando un proyecto para levantar las restricciones de viajes a Cuba y que cuenta ya con 55 patrocinadores totales, con muchas posibilidades que se apruebe en la Cámara alta con el apoyo de más de 70 miembros.

Las embajadas en La Habana y Washington permanecerán abiertas.

El presidente estadounidense reconoció que, "a veces" en política, las cosas toman un "poco más de tiempo" del deseado, pero prometió que llegarán "ahí" y que lograrán que Cuba sea libre.

Entre esas medidas absolutamente inútiles para la democratización de la isla la más conocida es el embargo -que solo puede ser revocado por el Congreso y no lo ha sido en los últimos 55 años-, pero también otras a las que quiere volver Trump como, por ejemplo, la limitación de viajes.

También indicó que los cambios que se necesiten en la isla "los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano".

El Economista afirma que EE.UU. está recurriendo a la retórica hostil al dar marcha atrás a la política de acercamiento iniciada por Barack Obama y recuerda que el bloqueo fue un fracaso ante la realidad mundial.

El mandatario aseguró que confía en que "pronto" llegue el día en que haya "una nueva generación de líderes" que implemente esos cambios en Cuba, dado que el presidente cubano, Raúl Castro, dejará el poder en febrero de 2018.