Negocios

Cuba denunció restricción de Trump y reitera voluntad de diálogo

Cuba denunció restricción de Trump y reitera voluntad de diálogo

Cuba "no negociará sus principios ni aceptará condicionamientos, como no lo ha hecho nunca a lo largo de la historia de la Revolución", sostuvo el canciller en rueda prensa ofrecida en Austria, pocos días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara medidas dirigidas a recrudecer el bloqueo contra la nación caribeña.

El Gobierno de Cuba también reitera que está dispuesto a continuar el diálogo "respetuoso y la cooperación" en temas de interés mutuo, así como la "negociación" de los asuntos bilaterales "pendientes" con el Gobierno de EE.UU, pero advierte que no realizará "concesiones inherentes a su soberanía e independencia", ni aceptará "condicionamientos de ninguna índole".

"Esta toma decisiones solo favorecen a intereses mezquinos a una minoría cubana en ese país", enfatizó.

El acto de Miami en el que anunció los cambios hacia Cuba fue seguido minuto a minuto en la isla por las páginas web de la prensa estatal y lo retransmitió en directo el canal venezolano Telesur, que en Cuba forma parte de la parrilla televisiva local.

Las nuevas realidades de los viajes estadounidenses a Cuba serán determinadas por las regulaciones que establecerán agencias federales como resultado de la nueva política.

Trump dijo que las sanciones sobre Cuba permanecerían vigentes hasta que el gobierno isleño libere a los presos políticos, deje de abusar de los disidentes y respete la libertad de expresión.

Para esta trabajadora autónoma, las restricciones sobre los viajes "a personas como yo nos está poniendo más difícil la formula de trabajo y de crecimiento".

La disidencia interna se mostró dividida sobre las nuevas medidas, que incluyen un veto a los negocios con empresas isleñas controladas por las Fuerzas Armadas cubanas, estamento que controla un alto porcentaje de la economía del país y sus sectores estratégicos, entre ellos el turismo.

Aunque Trump no las mencionó en su discurso, esa medida apunta al conglomerado Gaesa (siglas de Grupo de Administración Empresarial S.A.), presidido por el general Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, ex yerno de Raúl Castro.

Otro posible objetivo es Cimex, un consorcio también bajo control militar que posee buena parte de las gasolineras, el Banco Financiero Internacional y la financiera Fincimex, así como la cadena de tiendas Panamericana y diversas firmas de servicios. El mandatario estadounidense anunció el viernes en un teatro de Miami, rodeado de anticastristas el endurecimiento del embargo, vigente desde 1962, la limitación de los viajes y la prohibición de los negocios con empresas cubanas administradas por militares. Además, ratificó que en los últimos años se ha demostrado que Cuba y EE.UU. pueden convivir pacíficamente, incluso con diferencias irreconciliables en cuanto al sistema político y el tratamiento de los derechos humanos.