Global

Gobierno cubano rechazó las medidas de Donald Trump

Gobierno cubano rechazó las medidas de Donald Trump

"La nueva línea que el presidente estadunidense ha proclamado hacia Cuba nos devuelve a la ya olvidada retórica de la Guerra Fría que caracterizó la actitud de Estados Unidos hacia Cuba a lo largo de décadas", señaló la cancillería rusa en un comunicado publicado en su sitio web.

En alusión a la advertencia de Trump de que no levantará las sanciones sobre el régimen cubano hasta que todos los prisioneros políticos sean liberados, el gobierno del presidente Raúl Castro rechazó la "manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos".

Se trata de la primera comparecencia de un miembro del Gobierno cubano tras el anuncio de Trump, quien el viernes firmó una orden ejecutiva para limitar los viajes de estadounidenses a la isla y los negocios con empresas relacionadas con el Ejército de la isla, dando así marcha atrás al proceso de "deshielo" iniciado durante el mandato de su antecesor, Barack Obama.

Según Rodríguez, "Trump, nuevamente mal asesorado, tomó decisiones que solo benefician a intereses mezquinos y a un puñado de políticos". "El año pasado, les prometí ser una voz contra la represión y una voz por la libertad del pueblo cubano".

También denuncia las nuevas medidas de "endurecimiento del bloqueo", en referencia a la política de embargo económico, comercial y financiero que aplica Washington a la isla desde febrero de 1962, y afirma que están destinadas a "fracasar".

Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.

Tras anunciar la reversión de la apertura diplomática durante un discurso en Miami, el mandatario norteamericano dijo que Cuba había obtenido demasiadas concesiones de Estados Unidos por un acuerdo "equivocado", pero que "ahora esos días han terminado".

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, mediante presiones e imposiciones o métodos más sutiles, estará condenada al fracaso, insistió el gobierno de La Habana.

"Los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá, soberanamente, el pueblo cubano, únicamente el pueblo cubano, como siempre lo ha hecho".