Global

Gobierno mexicano espía a periodistas y activistas: New York Times

Gobierno mexicano espía a periodistas y activistas: New York Times

La Coalición Internacional de Organizaciones por los Derechos Humanos en las Américas se solidarizó con el gremio periodístico del país ante la nota publicada este lunes por el New York Times sobre un presunto espionaje a periodistas y activistas.

Se trata del software conocido como Pegasus, el cual se "infiltra en los smartphones y otros aparatos para monitorear cualquier detalle de la vida diaria de una persona por medio de su celular: llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, contactos y calendarios".

Además de Pardinas y Aristegui, el diario señaló como otros afectados a los abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, al periodista Carlos Loret de Mola, y una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía.

La indagación fue elaborada por The Citizen Lab, la organización internacional Artículo 19 y las mexicanas R3D y SocialTIC; la cual documenta 76 nuevos intentos de infección, entre enero de 2015 y julio de 2016.

La empresa que fabrica el software afirma que vende la herramienta de forma exclusiva a los gobiernos con la condición de que solo sea utilizada para combatir a terroristas o grupos criminales y carteles de drogas como los que han violentado a los mexicanos desde hace mucho tiempo.

Defensores de derechos humanos y periodistas que descubrieron haber sido espiados demandaron al gobierno federal transparentar los contratos que habrían posibilitado la intervención de sus comunicaciones.

Por si esto fuera poco, el Times documenta esfuerzos radicales y escandalosos para lograr obtener acceso a los celulares de los periodistas y activistas, incluyendo enviar mensajes sobre supuestos amoríos extramaritales y atacar el teléfono del hijo de Carmen Aristeguí.

Un artículo publicado por The New York Times señaló que periodistas, defensores de derechos humanos y activistas fueron espiados a través de sus teléfonos móviles con un programa informático denominado Pegaso y vendido exclusivamente a gobiernos.

Después de analizar decenas de mensajes, analistas forenses independientes encontraron evidencia de que el software se ha utilizado para vigilar a activistas y periodistas, así como a sus familiares.No obstante, no existe manera directa de demostrar que el gobierno es el autor del espionaje, pues el software no permite rastrear quién lo implantó.

Sin embargo, el programa sólo debería ser utilizado para investigar a criminales y terroristas.

"Es altamente improbable que el gobierno recibiera la aprobación judicial para interceptar los teléfonos, de acuerdo a varios exfuncionarios de los sistemas de inteligencia del gobierno mexicano", subraya The New York Times.

Ahora, la Red por los Derechos Digitales contabiliza 12 casos de espionaje con este software.

Dicho centro de investigación es una de las agencias gubernamentales que utiliza a Pegasus.

La periodista Carmen Aristegui fue otro blanco de Pegasus: un operador se hizo pasar por la embajada de Estados Unidos en México y le imploró darle clic en un enlace para resolver un supuesto problema con su visa.

Loret de Mola considera que el uso de este software abona al clima de inseguridad, temor e impunidad que inhibe el desarrollo periodístico, especialmente el que busca difundir verdades incómodas.