Global

Medidas de Trump contra Cuba provocan rechazo internacional

Medidas de Trump contra Cuba provocan rechazo internacional

El canciller cubano replicó así en una rueda de prensa a la exigencia del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien el pasado viernes incluyó la devolución por parte de Cuba de prófugos estadounidenses entre las condiciones para retomar el diálogo bilateral.

El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.

También amenazó con restringir los viajes de estadounidenses a la isla caribeña, así como prohibir las relaciones comerciales con entidades vinculadas al sistema empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y a los servicios de inteligencia y seguridad cubanos.

El sitio web Cubadebate reseña que senadores republicanos y demócratas lamentaron el retroceso que significa la política hacia Cuba anunciada por el presidente Donald Trump, al considerar que ignora los intereses de los pueblos de ambos países.

El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos.

"Trump, tu retroceso con Cuba, solamente dañará a Estados Unidos y los estadounidenses", señaló el congresista Jim McGover. "Por supuesto que estas personas no serán retornadas" a ese país, que "carece de base legal, política y moral para reclamarlos", espetó Rodríguez. "Cuba jamás estará sola", expuso ese movimiento solidario.

En España, la Coordinadora Estatal de Solidaridad con Cuba (CESC), de Madrid, condenó la postura de Trump, al considerar que cancela el acuerdo emprendido por su predecesor, Barack Obama; y el mandatario cubano, Raúl Castro.

Esa agrupación de amistad con la isla hace un llamado a la comunidad internacional a estar vigilantes y a aumentar una solidaridad más efectiva con el Pueblo Cubano y su Gobierno, que tanto han contribuido por la paz de Colombia.

Así, en el supuesto de que Donald Trump mantenga intacto el anacrónico embargo sobre la Isla, surgirá el desapego afectivo del régimen cubano respecto a EEUU, vacío que será aprovechado por el hábil estratega geopolítico Putin para firmar un nuevo tratado de colaboración militar ruso-cubana (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1.960 en Moscú entre Raúl Castro y Jruschov) que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev (octubre, 1.962) y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962).