Global

Un dilema para la oposición y para Maduro — La consulta popular

Un dilema para la oposición y para Maduro — La consulta popular

No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

- Al menos 7.2 millones de venezolanos votaron el domingo en un plebiscito contra la Asamblea Constituyente que impulsa el gobierno de Nicolás Maduro, en el marco de un proceso para presionar al presidente socialista a que convoque a elecciones anticipadas, dio a conocer la oposición en ese país.

El oficialismo cuestionó los resultados de antemano, señalando que el proceso no es vinculante y es "ilegal" por no tener aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), acusado por la oposición de servir al gobierno. Los miembros de la coalición opositora se reunirán este lunes para definir en plan de acciones que desarrollarán en las próximas semanas, precisó el dirigente.

Maduro manifestó su satisfacción por el simulacro de votación paralelo que se realizó y dijo, que la "batalla verdadera" será la elección de los 545 constituyentes que se realizará el 30 de julio. El reto del liderazgo es responder la pregunta clave: ¿Y ahora qué?

León, aseveró que algunos se procupan por los votos obtenidos, pero considera que es importante saber lo que van hacer con las votaciones "eso definirá el futuro".

La oposición afirma que tras el plebiscito se activará la "hora cero", la fase decisiva de las protestas, sin descartar una huelga general, pero este domingo no hizo anuncios.

La realización de la consulta opositora fue apoyada por parte de la sociedad civil, la Iglesia católica, Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA), Estados Unidos y varios gobiernos de América Latina y Europa.

Los resultados estuvieron bajo observación de los expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia, Jorge Quiroga, de Bolivia, Miguel Ángel Rodríguez y Laura Chinchilla, de Costa Rica, y Vicente Fox, de México, este último declarado más parte por el gobierno de Venezuela como "persona non grata", aunque para entonces ya había salido del país.

En aprobación de la Constitución, dijo Borges, participaron más de 4 millones y medio de venezolanos.

El Gobierno de Michel Temer espera que el resultado de esta actividad opositora conduzca a "una negociación efectiva a favor de la paz y la democracia en Venezuela".

Venezuela es sacudida por protestas que dejan 96 muertos desde el 1 de abril, y una crisis económica que asfixia a la población con severa escasez e inflación de tres dígitos.

"No se vuelvan locos, les hago un llamado para que vuelvan a la paz, a la Constitución, para que se sienten a hablar", dijo el mandatario en un contacto telefónico con el comando de campaña para la Constituyente.

Respaldado por los poderes electoral, judicial y militar, Maduro da por hecho que tendrá a partir de agosto una Constituyente que regirá al país como un "suprapoder" por tiempo indefinido, con facultades de hasta anular el Parlamento y la Fiscalía.

Ferrer es esposo de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien se ha enfrentado al régimen.

El líder opositor Leopoldo López, quien está bajo prisión domiciliaria emitió su voto el domingo en el plebiscito.