Global

Corea del Norte y el alboroto nuclear

Corea del Norte y el alboroto nuclear

El presidente de China, Xi Jinping, hizo un llamado ayer a la calma ante la escalada de las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte durante una charla telefónica con su par estadounidense, Donald Trump. No obstante, la amenaza de Pyongyang con atacar la isla puede servir de escaparate internacional e impulsar la industria.

Estados Unidos necesitaría asegurarse de tener suficientes bombas, misiles y aviones de guerra para destruir o desactivar las defensas aéreas de Corea del Norte antes de desplegar sus bombarderos pesados, probablemente use los B-1 estacionados en Guam, que necesita para atacar los sitios de armas nucleares fortificadas de Corea del Norte, según afirma Carl Schuster, exdirector de operaciones del Joint Intelligence Center del US Pacific Command.

El Gobierno en Pyongyang lucha desesperadamente por su supervivencia. "¡Espero que Kim Jong-un encuentre otro camino!", dijo.

El sistema Patriot Advanced Capability-3 de la Fuerza de Autodefensa de Aire probablemente se desplegará en las prefecturas occidentales de Shimane, Hiroshima y Kochi, que Corea del Norte dijo que sus misiles podrían cruzar, señalaron las fuentes.

Casi dos semanas después del lanzamiento, el presidente tuiteó, sin mencionar la prueba de misiles: "Corea del Norte se está portando muy mal. Han estado jugando con Estados Unidos desde hace años ¡China ha hecho poco para ayudar!".

En la otra llamada, Trump y Xi elogiaron la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de sanciones contra Corea del Norte como un "importante y necesario paso hacia lograr la paz y estabilidad en la Península Coreana", reseñó el comunicado. Sin embargo, el jefe del Pentágono, el general (r) Jim Mattis, advirtió que una guerra con Corea del Norte sería "catastrófica" y aseveró que los esfuerzos diplomáticos están rindiendo frutos.

Pekín propuso en varias ocasiones una solución para salir de la crisis: que Corea del Norte acabe con sus ensayos nucleares y balísticos y que Estados Unidos y Corea del Sur pongan fin a sus ejercicios militares conjuntos. De acuerdo con oficiales de inteligencia estadounidenses citados por el Post, Pyongyang podría poseer ya una ojiva nuclear para montar en un misil intercontinental.

"La retórica en Washington y Pyongyang empieza por desgracia a descontrolarse", explicó. "Nadie quiere una solución pacífica tanto como el presidente Trump, se los puedo asegurar", remarcó.

El despliegue del sistema antimisiles en Japón occidental se produce después de que Corea del Norte anunciara que "está examinando seriamente" un plan para disparar simultáneamente cuatro misiles balísticos de alcance intermedio en un "ataque envolvente en Guam". "Pedimos a todas las partes que den muestras de prudencia en sus palabras, acciones y que hagan más para apaciguar las tensiones", declaró.