Salud

Hambruna en América Latina y el Caribe seguirá creciendo

Hambruna en América Latina y el Caribe seguirá creciendo

El hambre aumentó un 6% en América Latina en 2016, el primer retroceso en una década, como consecuencia de la desaceleración de las economías regionales, alertó este martes la FAO.

Al mismo tiempo, el sobrepeso y la obesidad afectan a todos los grupos de edad en hombres y mujeres y constituye un problema de salud pública en todos los países de la región de las Américas.

De todo el continente América, Venezuela fue el país que padeció el mayor aumento de malnutridos entre los años 2014 y 2016, según el último reporte de la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la Agricultura (FAO).

Después de una década celebrando avances en el materia de retroceso de la malnutrición, la región sumó 2,4 millones de nuevas personas que no cuentan con la cantidad suficiente de alimentos para cubrir sus necesidades calóricas básicas, lo que supone un total de 42,5 millones de subnutridos en América Latina, equivalente a un 6,6% de su población total.

"Con el aumento del hambre, es muy difícil que la región alcance el Objetivo de Desarrollo Sostenible (.)".

Con todo, la publicación destacó que la región no lograría la meta del ODS 2 de reducción de la desnutrición crónica (retraso en el crecimiento de los menores de 5 años), en cambio sí hay un progreso en la reducción de mortalidad materna, de recién nacidos y menores de 5 años.

"Vamos por mal camino. La región ha dado un paso atrás importante en una lucha que venía ganando", dijo Julio Berdegué, representante regional de la FAO. "No podemos tolerar los niveles actuales de hambre y la obesidad, ya que paralizará a toda una generación de latinoamericanos y caribeños", señaló el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, al presentar el informe hoy en Santiago de Chile.

En el documento, la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, comentó que la desnutrición aún persiste en la región, especialmente en poblaciones vulnerables, ahora acompañados del sobrepeso y la obesidad que afectan más que nada a las mujeres, pero también a los niños.

En cuanto a países, la peor situación en términos de prevalencia la presenta Haití, donde casi el 47% de su población sufre de hambre, según la agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

Pero no solo se incrementó el número de subalimentados.

Aunque el hambre a nivel regional ha crecido, 21 países de la región disminuyeron sus niveles de subalimentación, incluyendo al Caribe y Mesoamérica en su conjunto, entre 2013/15 y 2014/16.

Los siguen Argentina, Barbados, Chile, México y Trinidad y Tabago, con tasas igual o inferiores a 5 por ciento.

Las cifras forman parte del informe "Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2017", elaborado junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Incluso, Chile está dentro de los países con mayores tasas de sobrepeso infantil de la región con un 9,3 por ciento, superando el promedio de América Latina y el Caribe de 7 por ciento de la población menores de cinco años.