ezequiel
ARGENTINA

Ezequiel Bellocq

Soy un gran buscador y una persona que ama la naturaleza. A lo largo de mi vida he seguido un camino donde la superación personal estuvo siempre dentro mis prioridades. A los 23 años me recibí de Ingeniero Agrónomo en la UBA – Argentina. Para ese entonces ya trabajaba coordinando un grupo de pequeños productores agropecuarios en Entre Ríos. Luego, con el apoyo del INTA fui impulsor y asesor de un Cambio Rural. Durante 4 años realice investigación y asesoramiento para empresarios de AACREA.

Un día me decidí a cambiar de vida, siempre soñaba con realizar un posgrado en el exterior. A mis 27 años, motivado por conocer el mundo y su cultura fuera del ámbito tradicional, vendí todas mis cosas materiales, me compré el auto de mis sueños, un Renault 6 y me fui a visitar campos, pueblos y ciudades de toda la región Latinoamericana durante mas de 1 año. A mi regreso, en Buenos Aires, documenté mi experiencia en 3 libros, naciendo así Mi posgrado, un aprendizaje informal. Aquí retrato al ser humano y su relación con el medio ambiente en todo el continente.


Mi posgrado – Parte II

22 de December del 2010

Retrato del ser humano y el medio ambiente en Latinoamérica. Reflexiones de un Ingeniero Agrónomo que viajó por el continente y documentó sus observaciones en el libro Mi posgrado.

De sur a norte por la costa del Pacífico, la Cordillera de los Andes genera climas muy diferentes en cortas distancias. Existen montañas altas y frías a pocos minutos de selvas tropicales y calurosas. A lo largo de estas montañas cada porción de tierra, por más pequeña o superficial que sea, es valorada con un cariño diferencial. Esos campos se utilizan para producir alimentos que en su mayor parte son consumidos in situ. Aquí el trabajo de los seres humanos y su comunión con la tierra es muy valorado tanto por ellos mismos como por gran parte de sus vecinos. Es curioso y sano ese valor que se le otorga a la tierra, ya sea como elemento productivo o como factor espiritual.

Hacia el este de Sudamérica la cordillera disminuye su altura para dejar lugar a extensas planicies en las que, ahora si, la latitud determina exclusivamente la temperatura y con ella la diversidad de especies. Son Argentina y Brasil secundados por Uruguay, Paraguay y parte de Bolivia las poseedoras de esas grandes zonas planas donde se desarrollan cultivos anuales extensivos con predominio de lo rápido y sencillo. La búsqueda de economías con veloces giros financieros determinan las formas en que las personas realizan sus actividades productivas y laborales. Es difícil encontrar en estos lugares sistemas con alta o media diversificación. La realidad indica que se realiza, en la mayoría de los casos, dos actividades.

El mundo consumista actual junto con la vida sedentaria de las personas que protagonizan y deciden las actividades marca el ritmo de la naturaleza en grandes extensiones. Allí se le otorga mayor importancia al capital que al trabajo. Las apuestas económicas diversificadas y a largo plazo no encajan en las mentes de las personas que protagonizan este moderno y veloz sistema de vida. Las incertidumbres y los miedos que generan las actividades que requieren, al menos, tres años para cerrar sus ciclos hacen que estas sean poco elegidas. Los alimentos producidos son un medio económico para unos pocos. Es aquí y de esta forma donde se evidencia el quiebre del estímulo humano, ya no se trabaja para vivir sino para adquirir dinero. Es aquí donde las personas pueden encontrar el equilibrio perdido, revalorizando el trabajo en relación al capital. Es en esa búsqueda que, quizás, se encuentre una solución a los problemas de alimentación y un redescubrimiento de los objetivos de la vida de cada persona en su mundo.

comments
comment

captcha

comment


Otros materiales de Ezequiel